Repartidores por aplicación y sus derechos laborales

Share on facebook
Share on twitter
Desde que comenzó la pandemia de Covid-19 creció el desempleo y, a la vez, la oferta laboral a través de la economía de plataforma

La pandemia y el autoempleo son dos cosas distintas pero que van de la mano, empresas de delivery han mostrado el autoempleo como una forma de ocupar el tiempo libre y ganar dinero, sin embargo, se ha convertido en una forma de subsistir, y sobrellevar la crisis económica que nos ha sumergido el virus del Covid-19. Pero la realidad es que la falta de responsabilidad laboral es el eje principal con el que estas empresas justifican la falta de interés por sus empleados.  Sin embargo, los derechos laborales de los repartidores por aplicación no han sido respetados.

Repartidores-por-aplicación-y-sus-derechos-laborales-1

Los repartidores por aplicación y sus derechos laborales no han sido respetados de forma adecuada, la forma de trabajo es precaria y peligrosa, las empresas delivery no propician los insumos necesarios de protección sanitaria para desempeñar la jornada laboral de manera segura, sin embargo a raíz de esta problemática se registraron a las plataformas más repartidores y el ingreso por pedido incrementó notoriamente. 

En Ciudad de México aproximadamente existen alrededor de 500 mil repartidores de aplicación, el ingreso por cada pedido varía de 15 a 30 pesos (0.75 a 1.5 dólares aproximadamente) más propinas, lo que obliga a trabajar largas jornadas en la calle sin lugares mínimamente dignos para descansar y cubrir sus necesidades básicas. 

Se estima que han muerto en hechos viales o por contagios de Covid-19 alrededor de 76 repartidores entre marzo de 2020 y febrero de 2021. Actualmente esta problemática afecta a los diferentes tipos de repartidores por aplicación y sus derechos laborales, pues aún no han sido definidos de forma oficial por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. 

Ante la crisis económica derivada por la pandemia, el trabajo del repartidor y las apps se consideran muy importantes para la industria de alimentos y para rescatar de la quiebra a los pequeños negocios locales. Los consumidores mexicanos hacen sus compras o pedidos vía app con mayor frecuencia, lo que significa que gastan aproximadamente dos horas y media de su tiempo, o piden comida a domicilio mínimo cuatro veces al mes, lo que genera un gasto total de 700 pesos mexicanos.

Repartidores-por-aplicación-y-sus-derechos-laborales-1
Repartidores-por-aplicación-y-sus-derechos-laborales-1

Las nuevas tecnologías y la evasión de los derechos laborales.

Actualmente vivimos en una sociedad que no deja de buscar estar en línea o apuesta por los trabajos tecnológicos y se desempeñan de forma exprés para poder tener un ingreso extra. 

En años recientes la tecnología busca y tiende a reemplazar al trabajo humano, sin embargo, la expansión de grandes empresas de la economía de plataforma que venden como argumento principal que sus empleados son asociados directos, resulta ser una total falacia. 

A pesar de que se consideran monstruos de la industria alimentaria e impulsan la reactivación económica desde que comenzó el distanciamiento social, no tienen respeto alguno por las condiciones en que sus empleados desarrollan el trabajo de repartir comida una actividad esencial que anteriormente no tenía tanta importancia pero el virus de Covid-19 le ha dado un giro inesperado. 

Las personas que optan por este empleo como una salida más fácil o rápida para obtener ingresos son personas no tan jóvenes como se piensa. Las edades oscilan entre los 26 y 40 años, y en su mayoría no lo consideran como un trabajo secundario, sino como uno permanente. Las condiciones reales de precarización incluyen más de diez horas laborales diarias y el salario promedio se encuentra por debajo del salario base de cotización del IMSS. Sin embargo, emplearse como repartidor de aplicación es muy sencillo, solamente se debe contar con algún vehículo como bici, motocicleta o auto, un smartphone para descargar la app y cumplir con algunos requisitos que se solicitan, pero a cambio de esta sencillez para encontrar un trabajo no se cuenta con seguridad laboral y mucho menos médica.

La precarización laboral es un tema que debe atenderse con bastante urgencia en México y que últimamente se ha convertido en un problema mayor dentro del mercado laboral, la crisis económica actual lo ha expuesto como algo cotidiano. Es necesario un cambio en las leyes laborales para que se reconozcan a los repartidores de aplicación como trabajadores de forma legal, para garantizar sus derechos y terminar con la explotación de los trabajos esenciales de la sociedad, ya que todos nos necesitamos los unos a los otros ante la adversidad. 

¿Tú qué opinas? ¿Estás de acuerdo con que se sindicalicen los derechos laborales de los repartidores de apps en México? Recuerda que nos vemos en la próxima, por ahí rodando…

Nos vemos por ahí en el paseo dominical, rodando…