El ajuste perfecto del sillín de la bicicleta

Share on facebook
Share on twitter
El ajuste perfecto del sillín de la bicicleta

El ajuste perfecto del sillín de la bicicleta

Evita rozaduras y lesiones ajustando el sillín de tu bici correctamente, y pedalea más cómodamente

Un sillín mal ajustado puede hacer que tu pedaleo sea dulce o amargo, con unos sencillos ajustes puedes mejorar su posición y adecuarla a tu cuerpo para que pedalees más fácilmente y llegues más lejos. La bici está hecha para multiplicar tu fuerza y avanzar más rápido, porque debe ser ajustada tomando en cuenta que mientras más cómoda sea tu posición, podrás desarrollar más fuerza por más tiempo sin gastar más energía.

En la calle podemos ver a muchos ciclistas pedaleando con las rodillas de fuera, sobre estirando las piernas, o muy inclinados para alcanzar el manubrio; todo mal. Para empezar, existe la idea errónea de que los pies deben tocar el suelo en alto total y esto no es verdad. De hecho, es una terrible posición, debido a que la espalda baja, cadera y rodillas no pueden ejercer correctamente la potencia y su posición es muy forzada.

Checa estos consejos y ajusta tu bici lo antes posible:

Medir la entrepierna:

Para hacerlo necesitas colocarte de manera erguida y con las piernas juntas frente a una pared, despuésés de este paso medirás la distancia que existe entre el suelo y la entrepierna, cuando tengas el valor en centímetros se multiplicará por 0.885 y ese resultado será la altura ddónde deberás colocar el sillín.

Fórmula perfecta:

Para medir la altura del sillín es importante calcular la distancia desde el centro del eje del mismo hasta el centro el eje del pedal.

Altura:

La altura del asiento se vincula directamente en la fuerza que se aplica al pedal, cuando el asiento se encuentra algo bajo el pedaleo suele ser incómodo y las rodillas serán las máss afectadas. Sí el asiento se encuentra máss alto se dificultará el pedaleo pues no se ejercerá la fuerza necesaria.

Inclinación:

El sillín debe estar siempre en la posición horizontal, si el asiento se encuentra con la punta hacia abajo el peso tendrá que ir hacia el frente, equilibrándose en brazos y manos. Esto nos puede generar molestias en los hombros y muñecas. Si el sillín se encuentra con la punta hacia arriba, puede generar molestias y adormecimiento en la zona.

Retroceso:

Este ajuste depende del gusto de cada persona. Si el sillín se encuentra muy adelante al momento de pedalear trasladaras más peso a las manos, pero te dará más control de la bici en los ascensos, en cambio si el asiento está demasiado atrás te puede provocar dolores en la espalda baja si no estás muy acostumbrado, pero te dará más control de la bici en los descensos.

Nota recomendada

Edición 41 CycleCity  “Disfruta más tu viaje.”

Cycle City Edición 41