La Cicletada de las Niñas, pedalear como niña para tomar la ciudad

Share on facebook
Share on twitter
Esta iniciativa surgió en Chile y se replica en toda Latam con el objetivo de visibilizar y hacer partícipes a las niñas, mujeres y disidencias del espacio público mediante el uso de la bicicleta.

Por: Gabriela Ruíz Luna

Fotos: Gabriela Ruíz/Mónica Martínez

cicletada de las ninas 2

El domingo 24 de octubre sucedieron tres cosas importantes para la movilidad en nuestro país: 

La Rodada Nacional Salvavidas en 18 ciudades de México, para demandar la aprobación de la #LeyMovilidadSegura para gestionar la velocidad, factor fundamental para disminuir las muertes en hechos de tránsito. 

Se rompió el récord de personas asistiendo al Paseo Dominical Muévete en Bici en la CDMX, donde más de 111 mil tomaron las calles en sus bicis;

y La Cicletada de las Niñas CDMX. 

Esta es una iniciativa que surgió en Chile y que ahora se replica en toda América Latina con el objetivo de visibilizar y hacer partícipes a las niñas, mujeres y disidencias del espacio público mediante el uso de la bicicleta. 

Esta última iniciativa logró que por primera vez un contingente de niñas en bicicleta pudiera rodar por Av. Insurgentes en Ciudad de México.

cicletada de las ninas 3

Imagina a niñas de tres años en adelante, en bicis de balance, triciclos y bicicletas con y sin rueditas, en patines, rodando cuatro kilómetros a través de una de las calles más importantes y concurridas de nuestro país, tomando el espacio público para movilizarse con la fuerza de su cuerpo.

No se me ocurre en este momento acto más transgresor en un entorno urbano que dejar que una niña ejerza su derecho a la movilidad de esta manera.

cicletada de las ninas 5

Por primera vez en mucho tiempo me sentí conmovida, inspirada y con esperanza. 

Ver a niñas en su primera infancia dándolo todo sobre sus pequeñas bicicletas, en patines o scooters me llevó a sentir que nada es imposible, solo necesitamos hacer bloque y equipo para lograrlo. 

Desde la reportera de Grupo Reforma, que sin importar que la bici que pedaleaba no le quedaba y que no sabía qué esperar en el camino, se colgó la mochila y vivió la experiencia con todas nosotras. 

Hasta una pequeña niña en su bici de balance a la que nadie le dijo hasta aquí y que llegó pedaleando con toda la energía y determinación con la que deberíamos todas pedalear la vida.

cicletada de las ninas 4

Ver a mujeres que llevan una vida sobre la bicicleta y que, aunque algunas ya no tienen hijas pequeñas, estaban ahí para ayudar, para apoyar a las más jóvenes a vivir una experiencia que todas desearíamos haber tenido la oportunidad de disfrutar a su edad. 

Observar a esas niñas tomar la ciudad no solo las empodera a ellas, también nos empodera a todas las demás, nos da energía para seguir buscando el cambio social. 

cicletada de las ninas 6

Ver a las niñas disfrutar cada momento, jugar, gritar, emocionarse, sudar, mover sus pequeñas y poderosas pierna para conquistar Insurgentes ganándole espacio a los autos no tuvo precio, sé que no será fácil, pero espero que esta iniciativa no deje de replicarse y que todas volvamos a ese lugar, a apoyarnos en lo que se pueda para que las que vienen lleguen a un mundo un poco más seguro que nos toca enfrentar hoy. 

cicletada de las ninas 7
mapapo

Mapapo es quien creó esta iniciativa que cobra cada vez más fuerza en toda América Latina, una luchadora incansable y sobreviviente, para quien la conoce sabe de qué hablo, agradezco haberla encontrado en el camino como a tantas otras que me siguen inspirando. 

Aquí, en Ciudad de México, la Cicletada de las Niñas es abrazada por mamás, mamás ciclistas y personas gestantes que quieren que sus pequeñas crezcan con la idea de que el espacio público es suyo, que sepan reclamarlo para que tengan claro que nadie se los puede arrebatar. 

cicletada de las ninas 7

Los tres momentos que vivió el momento ciclista el domingo suman, construyen, nos llevan a visibilizar el uso de la bicicleta como algo necesario y pertinente.

A más de una se nos salió una lágrima el domingo, de emoción, de felicidad, ellas tendrán un recuerdo que nosotras nunca tuvimos en nuestra infancia, nos emocionamos porque de a poco se va construyendo una nueva realidad donde las niñas pueden plantarse en el espacio público y hacerlo suyo, el movimiento ciclista cobra fuerza con cada persona que decide salir de su casa cada mañana y moverse en bicicleta por cualquier ciudad del mundo. 

 

Me robo la frase del editor de este medio porque nunca me pareció más pertinente hacerlo ¡nos vemos por ahí, rodando!